Escuela Santa Elena, Curacautín

Informe anual descargable

Selección de imágenes

“Soy apoderado de dos alumnos de los talleres de Modo Escénico: Matías, que está en el taller de cuerdas frotadas, y Felipe, que está en el taller de percusión. Me parece excelente que lleguen este tipo de cosas a la comuna, a la escuela. Es maravilloso. Los niños se desarrollan totalmente: aprenden disciplinas, artes nuevas. A ellos les motiva para su trabajo en la escuela. Me gusta el compañerismo que tienen como grupo. Felipe es mi hijo más chico. Era un poco tímido al principio. Vino a ver como tocaban y después como que se empezó a largar de a poco. Ahora ya no quiere soltar las baquetas. ¡Anda para arriba y para abajo con sus baquetas! En cambio, mi hijo más grande, Matías siempre quiere participar en todo. Lo primero que quiso hacer fue entrar a violín apenas se enteró del taller. Le ha ido super bien. Siempre llega a su casa a estudiar. A mis hijos les digo: que le sigan dando para adelante. ¡Tienen todo mi apoyo! Siempre voy a estar con ellos. Me emociona porque me llena el corazón el ver este tipo de cosas porque uno no tuvo la oportunidad de pequeño de expresarse artísticamente y ellos ya lo tienen. ¡Por eso estoy más que feliz!”

Ricardo Dinamarca, Apoderado Alumnos, ACARES Orquesta Curacautín,
Escuela “Santa Elena” Religiosas Adoratrices.

“Mi experiencia con ACARES Orquesta ha sido genial porque hay un talento increíble acá en Curacautín. Esta experiencia ha tenido sus altos y sus bajos. A veces llegan muchos niños, a veces se van, pero ingresan muchos nuevos. Todo el tiempo es así: como que va y viene. Pero los que comenzaron y llegaron al final fueron más que menos. Entonces hubo un avance. Por ejemplo, pudimos ver a Joaquín, un cabro talentosísimo que no tiene instrumentos en su casa, pero acá llega, lo da todo, aprende, aplica los conocimientos, hace las tareas. Todos los alumnos han aprendido mucho. Están felices. Aquí en la Escuela Santa Elena no había batería, los instrumentos eran metalófonos, guitarras y flauta dulces. Llegó Modo Escénico con todos los instrumentos. Ahora hay niños que están tocando violín, acordeón, timbaleras, huiro, de todo. Ahora los niños hacen amigos en todos los cursos como es el caso de Juanito que es de octavo, pero conoce compañeros de primero básico en adelante. Los niños tienen una habilidad, una musicalidad que se está aprovechando. Entre todos se van cambiando instrumentos, para que entiendan que la música no es sólo uno mismo, sobretodo los percusionistas. Curacautín necesitaba algo así. Ante, la música sólo se daba en el liceo. Imagínate, un sólo establecimiento para todos los niños de Curacautín. En cambio, ahora tenemos una orquesta que planea tomarse la plaza para mostrar la música de los niños. ¡Esta ha sido la mejor idea!”

Sebastián Hermosilla, profesor ACARES Orquesta
Escuela “Santa Elena” Religiosas Adoratrices.

“De primera pensé que me iba a costar. Pero con tantos ensayos me ha costado menos. Gracias a la ayuda de mi papá he podido tocar más. Me ha apoyado, me ha comprado instrumentos para que yo pueda seguir mis sueños, ser un músico famoso y, a la vez, poder seguir adelante con mi familia para ayudarla. Mi mamé es como un ángel porque ella me ha comprado instrumentos igual que mi papá. Mi sueño es ser cantante y percusionista”

Joaquín Marín, 11 años, Alumno de percusión, ACARES Orquesta Curacautín,
Cursa Sexto año en Escuela “Santa Elena” Religiosas Adoratrices.